El beneficio bruto de explotación o EBITDA (que excluye intereses, amortizaciones e impuestos) aumentó el 13,4%, hasta los 599,7 millones de euros, y el
beneficio de explotación neto (EBIT) el 416,4%, hasta 449,7 millones.El resultado, apoyado en la buena marcha de su negocio de gas y de la generación doméstica,
se situó por encima de las previsiones del mercado que, de media, apuntaban a un EBITDA de 581 millones de euros.Los principales negocios de la compañía registraron mejoras en sus resultados, a pesar de que a nivel internacional la desfavorable relación de cambio del dólar frenó en parte la mejora en el beneficio.La eléctrica presidida por Pedro López Jiménez, que acumula activos por valor de 18.052 millones, elevó ligeramente, en cuatro décimas, el apalancamiento
, hasta el 47,9%, y situó su nivel de deuda financiera en 6.017 millones, un 3,8% más.La potencia instalada aumentó un 13%, hasta 11.651 megavatios (MW), debido sobre todo a un incremento del 34% en la capacidad de generación de los ciclos combinados, que produjeron 7.090 gigavatios hora (GWh), un 47% más y más del 55% de los 12.835 GWh producidos por el conjunto del grupo.La energía suministrada aumentó un 5,1% debido a la menora en un 44% de las entregas al mercado no regulado, que contrastó con un descenso del 1,7% en el suministro al mercado no regulado.