Unilever ha anunciado que su beneficio neto creció un 34% en el primer trimestre, por encima de lo esperado, debido en parte a las plusvalías obtenidas de desinversiones. Además, señala que pese a las difíciles condiciones del mercado ha elevado su objetivo de crecimiento de ventas anual. El fabricante de la mantequilla de cacahuete Skippy y del jabón Dove indicó que su beneficio ascendió a 1.410 millones de euros frente a 1.070 millones en el mismo periodo del año pasado, debido parcialmente a las plusvalías procedentes de desinversiones realizadas el año pasado -entre ellas el queso Boursin- y su capacidad para subir los precios.
Las ventas de sus operaciones continuadas en el trimestre no experimentaron variaciones y se situaron en 9.570 millones frente a 9.530 millones en el mismo periodo del año pasado pero en términos de divisas constantes, Unilever habría logrado un incremento de sus ventas del 6%. La compañía de bienes de consumo y alimentos anglo-holandesa señala que sus ventas subyacentes -que descuentan las ventas de operaciones compradas y vendidas y el efecto de las variaciones de las divisas- crecieron un 7,2% en los tres primeros meses del año. El beneficio operativo fue un 39% mayor y el margen de explotación se situó en el 19%, 5,3 puntos porcentuales más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, al incluir beneficios de 517 millones de desinversiones. "Hemos tenido un buen comienzo de año, con un sólido crecimiento orgánico en todas las categorías y una mejora subyacente del margen de explotación", explicó el consejero delegado de Unilever, Patrick Cescau. "Aunque es pronto, ahora esperamos que el crecimiento de las ventas subyacentes en 2008 superen nuestro objetivo del 3-5%", añadió.