El beneficio neto atribuido de Unicaja en el primer semestre fue de 188 millones, lo que supone un 9,3% menos que en relación con el mismo período del año anterior, debido en gran medida al refuerzo de las provisiones crediticias, que aumentaron en un 46,1%, lo que supone "continuar con la habitual política de prudencia de la entidad".