El presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), Pedro Rivero, consideró hoy que las tarifas eléctricas bajarían en julio si no fuera por la necesidad de repercutir en el precio final el déficit de tarifa, que se genera cuando los costes de generación son mayores a los ingresos y que a finales de 2008 se situó en términos acumulados en cerca de 14.000 millones. En todo caso, consideró que, en el precio final de "tarifa más déficit", el precio final de la luz "no tiene por qué subir en cifras sustanciales". El déficit, recordó, es una deuda que se paga a través de la tarifa durante catorce años.