El juez Robert Drain del Tribunal de Bancarrota de Estados Unidos autorizó hoy de forma preliminar el acceso a Delphi a los 250 millones de dólares (179,8 millones de euros al cambio actual) de financiación por parte de su antigua matriz General Motors, que se prevé que le permita salir de la situación de suspensión de pagos en la que se encuentra desde octubre de 2005. Así, Drain dio la autorización preliminar para que el fabricante de componentes acceda a estos fondos, aunque resaltó que podría "querer clarificar esta decisión" en función de los resultados de los procedimientos judiciales que se llevarán a cabo durante el día de hoy.