Un futuro Gobierno conservador dará nuevos poderse al Banco de Inglaterra para impedir una nueva crisis financiera y acabará con el actual sistema tripartito, según el diario Financial Times. Desde la reforma acometida por los laboristas al comienzo de su actual etapa de Gobierno, en 1997, el poder de decisión en todo lo que afecta al sistema financiero se lo reparten el banco emisor, el ministerio de Finanzas y la Autoridad de Servicios Financieros. Este lunes, el responsable de Finanzas de los tories.