La entidad británica ha recortado en cuatro décimas sus estimaciones de crecimiento sobre el PIB británico de cara a este año.

El Banco de Inglaterra (BoE) bajó este miércoles su previsión de crecimiento para 2011, de 1,8% a 1,4%, por los riesgos vinculados con la crisis en la zona euro.

"La perspectiva de crecimiento sigue siendo sumamente incierta", indicó el informe trimestral del Banco.

"Los riesgos provenientes de la zona euro pueden llegar a tener un impacto significativo en la economía del Reino Unido", puntualizó.