UBS, uno de los bancos más afectados por la crisis financiera, anunció el martes que en el tercer trimestre pasó a registrar una pérdida neta tras verse afectado por cargos por su deuda y por la salida de efectivo de su importante negocio de banca privada.  El banco, con sede en Zúrich, hizo una previsión relativamente optimista de su negocio de banca de inversión, que según UBS comenzará a mostrar signos de recuperación en el cuarto trimestre, aunque señaló que los activos de banca privada no se recuperarán de forma inmediata.   La pérdida neta de UBS en el trimestre fue de 564 millones de francos suizos (552,9 millones de dólares), frente a un beneficio neto de 283 millones de francos un año antes. Además de por pérdidas crediticias de 1. 440 millones de francos, los resultados se vieron afectados por unas cargas de 409 millones de francos relacionadas con su inversión en el brasileño Banco Pactual y de 305 millones de francos por un título convertible que compró el Estado suizo.