El banco señaló que el beneficio neto entre enero y marzo fue de 2.200 millones de francos suizos (2.040 millones de dólares), frente a una pérdida neta de 1.980 millones de francos en el mismo período de 2009. El resultado, que incluye una carga fiscal de 603 millones de francos, superó las previsiones de los analistas, que esperaban un beneficio de 1.980 millones de francos.
UBS  dijo el martes que en el primer trimestre entró en beneficios, ayudado por unos sólidos resultados de la banca de inversión, que volvió a tener una buena actuación tras sufrir depreciaciones del valor de sus activos de más de 50.000 millones de dólares durante la crisis financiera.

Los ingresos de UBS en el primer trimestre subieron un 81% a 9.010 millones de francos, impulsados por las ventas y el intercambio de productos de renta fija.

UBS mostró un tono más confiado en su previsión que en trimestre anteriores, tras decir que espera una mejora "gradual" en la banca de inversión y en el negocio de gestión de activos.

"Se espera que las salidas netas de nuevo capital estén en niveles relativamente moderados en el corto plazo, aunque UBS continúa creyendo que los pasos dados para hacer frente a las causas de las salidas netas serán efectivos", dijo el banco en un comunicado.

Pese a que hay indicios de que se está ralentizando la retirada de fondos de las grandes fortunas y de que UBS está dando la vuelta a la situación al afectado negocio de renta fija, el banco aún se enfrenta al voto del parlamento suizo sobre el acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Suiza y las autoridades de Estados Unidos para la entrega de información sobre los clientes bancarios.