Turquía podría superar a España como principal destino del Mediterráneo en los próximos cuatro o cinco años, debido a "los problemas financieros que están viviendo España y Grecia" en contraste con la "sana economía" de Turquía, según el director gerente de SunExpress, Paul Schwaiger. El responsable de la aerolínea --que ha establecido una 'joint venture' con Turkish Airlines y Lufthansa-- señaló en declaraciones recogidas por la prensa local que "no están para beneficiarse de los problemas de los demás", pero "la realidad es que la crisis ha debilitado la imagen de estos países, dañando a sus sectores turísticos", mientras que la imagen de Turquía "únicamente mejora".