El grupo turístico alemán TUI --que cuenta entre sus principales accionistas con las españolas Riu, CAM y Grupo Matutes-- registró unas pérdidas netas de 38 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone una mejora del 26,5% con respecto a las registradas en el mismo periodo del ejercicio anterior, gracias al efecto positivo de la reestructuración de la compañía ante la próxima fusión con First Choice. La facturación del grupo se situó en los 9.502 millones de euros, un 2,2% menos que en el primer semestre de 2006, mientras que el Ebitda ascendió a 238 millones de euros, un 36,5% menos que en los seis primeros meses del ejercicio anterior.