El fabricante de tubos de acero cerró el primer semestre del año con números rojos en sus cuentas. Las pérdidas alcanzaron los 9,68 millones de euros, frente a los beneficios de 27,9 millones logrados en el mismo periodo del año anterior. Las ventas cayeron un 32,8%, hasta los 239,3 millones de euros.