"Si tengo un mensaje es que la prudencia y la cautela son fundamentales", ha asegurado el presidente del BCE, al mismo tiempo que comentaba que todavía no es el momento de adoptar medidas de salida de la crisis.