El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, advirtió hoy de que "hacen falta más datos" para evaluar el impacto de las turbulencias financieras sobre la economía real en la eurozona. Ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, el francés insistió en la persistencia de riesgos inflacionistas, pero mantuvo la incertidumbre sobre cuál será la evolución a corto plazo de los tipos de interés del euro. "Es necesaria una precaución particular al evaluar el impacto potencial de los recientes acontecimientos en los mercados financieros sobre la economía real", recalcó Trichet. Indicó expresamente que el Consejo de Gobierno del BCE necesita "nueva información y analizar cuidadosamente los datos" sobre la actual situación para extraer conclusiones. El BCE dejó el pasado 4 de octubre los tipos de interés de la zona euro en el 4% y prosiguió así en la línea de estabilidad de la política monetaria mantenida desde las turbulencias originadas en el mercado hipotecario estadounidense.