El Ministerio de Trabajo e Inmigración señala que el actual sistema de bonificaciones a la contratación presenta "evidentes síntomas de agotamiento" que hacen aconsejable abrir una "reflexión" sobre su "replanteamiento y reforma" ante la actual crisis, después de haber destinado cerca de 10.500 millones de euros desde julio de 2006 a facilitar 2,29 millones de contratos, un 3,89% del total de los que se registraron en España en ese periodo.