El secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, asegura que en España 'se han comprado empleos a crédito' y que, por ello, en el momento en que se cerró el acceso al mismo, se produjo un auténtico colapso del mercado laboral.

Durante la semana de conferencias 'El nuevo sistema financiero, las nuevas infraestructuras y el nuevo mercado laboral' organizadas por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se libra de toda  culpa, en línea con el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, al asegurar que 'el origen de la crisis no está en el funcionamiento de las instituciones laborales. Tampoco la solución está en la modificación del funcionamiento de las instituciones laborales'. Se trata, según Toxo, de 'una crisis que independientemente de las circunstancias internacionales se habría manifestado de todas maneras en España. Sucede que estalla la burbuja en el peor momento y en las peores circunstancias.'

La construcción es, sin duda, el sector más afectado por la crisis económica. Tal y como se refería el propio titular de Trabajo, Valeriano Gómez, el ladrillo representa de forma directa el 75% de los tres millones de parados generados desde que comenzara la crisis. 'Nosotros que habíamos comprado empleos a crédito nos encontramos con que de golpe y porrazo desaparece el empleo al crédito', asegura Toxo. 'La economía española no supo aprovechar el período de acumulación para transformar la base económica del país. La gente que ha perdido el empleo en el sector de la construcción nunca más va a volver' a trabajar en él.