El presidente de la petrolera francesa Total, Christophe de Margerie, no se pronunciará sobre su filial española Cepsa hasta que esté concluida la operación bursátil de compra de una participación de IPIC, aunque recordó que son socios de esta última en Abu Dhabi. El presidente de Total, que participaba en la décima Cumbre Internacional del Petróleo en París, justificó su silencio por las reglas bursátiles españolas, que "prohíben estrictamente" toda declaración mientras una operación está en curso.