La petrolera francesa ha elevado sus ganancias un 18% en los tres primeros meses del año, gracias al rally alcista de los precios del crudo y del gas. El beneficio de Total repuntó hasta los 3.600 millones de euros, frente a los 3.05 millones del mismo periodo del año anterior. Las previsiones de los analistas calculaban un resultado de 3.240 millones, por lo que beneficio ha sido mejor de lo estimado inicialmente.