Irán ha perdido al último gran grupo energético occidental que estaba considerando realizar una inversión significativa para explotar las enormes reservas de gas del país, lo que supone un triunfo para Washington en sus esfuerzos por aislar a Teherán por sus ambiciones nucleares, según informa Financial Times. El grupo energético francés Total indicó al FT que ahora es demasiado arriesgado invertir en Irán, lo que hace muy poco probable que la compañía invierta en el futuro inmediato en un proyecto de gas natural licuado relacionado con el yacimiento de gas iraní South Pars. Los comentarios de Christophe de Margerie, consejero delegado de la compañía, se producen después de semanas de escalada de las tensiones entre Irán e Israel.