El grupo industrial alemán ThyssenKrupp subió en su primer semestre fiscal, finalizado el 31 de marzo, el beneficio neto hasta 937 millones de euros (1.452 millones de dólares), un 4% más que en el mismo periodo del año anterior. El beneficio bruto bajó en los seis primeros meses del año fiscal 2007/08 un 15%, hasta 1.388 millones de euros (2.151 millones de dólares), en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, por la fuerte caída del precio del acero fino y extraordinarios. El retroceso de la ganancia antes de impuestos se produjo por efectos extraordinarios de los costes por la construcción de nuevas fábricas de acero y de reestructuración en el segmento del acero.