La empresa industrial alemana concluyó su ejercicio fiscal con unas pérdidas de 2.360 millones de euros, y un descenso del 24% en los ingresos, a consecuencia de la crisis. El grupo alemán asegura que la recuperación todavía es "frágil", pero añade que espera volver a beneficios en próximo ejercicio.