La revista 'The Economist' advierte de que las cajas de ahorros españolas cada vez están sometidas a una mayor presión a medida que se deteriora la calidad de sus activos inmobiliarios, lo que podría derivar en un descenso del número de estas entidades financieras a través de integraciones o adquisiciones. "El futuro es diferente para los diferentes tipos de entidades" en el actual entorno de incertidumbre, resalta la prestigiosa publicación en un informe especial sobre la banca internacional, en el que identifica presiones crecientes para las cajas de ahorros españolas y para algunos bancos estadounidenses con exposición inmobiliaria.