Texas Instruments anunció ayer una caída del 56 por ciento de sus ganancias del segundo trimestre, por una menor demanda de chips ante el retroceso de las ventas de teléfonos móviles y de otros equipos electrónicos. Sin embargo, la compañía proporcionó previsiones para el actual trimestre que superaron las expectativas.