Testa, la filial dedicada al alquiler inmobiliario de Sacyr Vallehermoso, ha obtenido un beneficio neto en los nueve primeros meses del año de 52,8 millones de euros, un 17% más respecto al mismo periodo de 2006. La cifra de negocio aumentó un 8% entre enero y septiembre y alcanzó los 197,9 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación (EBITDA) se situó en 160,4 millones de euros, lo que supone un incremento del 16,2%. A 30 de septiembre, la inmobiliaria tiene obras en curso por un total de 382,3 millones de euros y 218.783 metros cuadrados, entre las que se encuentra la torre Sacyr Vallehermoso en Madrid con una inversión de 265,8 millones de euros.