Telefónica y el operador Yoigo han acordado compartir sus infraestructuras de telefonía móvil en España para mejorar la calidad de sus servicios. El acuerdo permitirá reducir sus costes de inversión en redes y sortear las dificultades de conseguir nuevos emplazamientos para sus antenas en muchas zonas de España. El nuevo pacto sustituye al firmado entre ambas compañías el pasado 1 de octubre de 2003, en el que establecían las bases para compartir infraestructuras, especialmente para facilitar el despliegue de la red UMTS de Yoigo. Las acciones de Telefónica se dejan un 0,48 por ciento, hasta los 16,46 euros.