Telefónica obtuvo un beneficio neto de 2.056 millones de euros en el primer semestre de 2013, un 0,9% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Estos números han estado por encima de previsiones, ya que los analistas pronosticaban una ganancia de 1.925 millones de euros para el primer semestre y unas ventas de 28.218 millones de euros.

Telefónica registró una cifra de negocio de 28.563 millones de euros en el periodo de enero a junio, lo que supone una disminución del 7,8% en términos reportados y una caída del 0,5% en términos orgánicos.

En el segundo trimestre, las ventas de la compañía fueron de 14.421 millones de euros que, si bien en términos reportados supone una disminución del 6,8%, representan una mejora del 0,5% a nivel orgánico.

La multinacional española obtuvo un resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) de 9.421 millones de euros, un 9,7% menos en términos reportados y un 0,4% menos en términos orgánicos, mientras que el resultado operativo (Oi) cayó un 18,6% en términos reportados y un 5,4% en orgánicos, hasta los 4.316 millones de euros.

Telefónica ha puntualizado que los datos reportados del primer semestre del año anterior incluyen la consolidación de Atento, que la compañía vendió en el último trimestre de 2012.

La deuda neta financiera se sitúa en 49.793 millones de euros a junio de 2013, presentando una disminución de 8.517 millones de euros frente a junio de 2012 y una disminución de 1.466 millones de euros respecto a diciembre de 2012. Si se incluyen operaciones posteriores al cierre (venta del 40% de los activos en Centroamérica, la venta del 100% de T. Irlanda e Inversis), la deuda se situaría en 48.614 millones de euros.

Así, el ratio de endeudamiento (deuda neta sobre OIBDA) de los últimos 12 meses a junio de 2013 se sitúa en 2,40 veces, reduciéndose a 2,36 veces si se consideran los eventos posteriores al cierre del trimestre (venta del 40% de los activos en Centroamérica, la venta del 100% de T. Irlanda e Inversis).