Telefónica está realizando las primeras pruebas con la cuarta generación de telefonía móvil, la llamada LTE, que permitirá conectividad absoluta para servicios multimedia de alta generación y un rendimiento mínimo de 100 megabits por segundo en velocidad de bajada y 50 megabits por segundo en velocidad de subida, informó hoy el operador. Asimismo, la compañía anunció que a mediados de este año empezará a ofrecer velocidades nominales de 21 Megas en velocidades de bajada y de 5 Megas en velocidades de subida, mediante la tecnología HSPA+, tercera generación previa al LTE.