La renta variable española amanece “con resaca”. El semifestivo en el país, con la consiguiente ausencia de referencias –a pesar de que los mercados operan con normalidad-, y el mal tono de valores como Acerinox o los grandes bancos propician que el Ibex 35 se coloque en terreno negativo. El nuevo empuje de Telefónica no es suficiente y el selectivo del contínuo corrige en la apertura un 0,3 por ciento para colocarse en los 15.056 puntos. El resto de plazas europeas comienzan la última sesión de la semana en negativo.
El ambiente semifestivo en la bolsa española se deja notar en el escaso volumen de negocio y en la ausencia de noticias. Aún con todo, el Ibex 35 logra mantenerse por encima de los 15.000 puntos conquistados en la última sesión por la fortaleza del valor director de nuestro mercado, por Telefónica. La operadora “lejos de pagar excesos” este viernes, suma en los primeros compases del día más de un 2 por ciento, hasta los 21,11 euros, tras dispararse en la última jornada casi un 7 por ciento. La compañía presidida por César Alierta ha recibido este viernes una mejora de recomendación por parte de Citigroup, desde “mantener” hasta “comprar”, un día después de que Telefónica adelantara a 2008 la entrega de un dividendo de un euro por acción, y de la actualización de sus previsiones de negocio.