Telefónica SA comenzará mañana la distribución del iPhone 3G en España, Reino Unido e Irlanda y lo hará de manera exclusiva y sin tener que compartir con Apple Inc los ingresos generados por el terminal telefónico que más expectación ha levantado en la historia de la telefonía móvil, según señalaron hoy en rueda de prensa directivos de la operadora.
La consejera delegada de la división española, Belén Amatriain, dijo no poder hablar de las condiciones puntuales del contrato firmado con el grupo de Steve Jobs, pero aseguró que no se compartirán los ingresos generados por el iPhone y que la exclusividad en su distribución será 'muy larga', evitando indicar un horizonte concreto. Con el iPhone de segunda generación (no comercializado en España) Apple había optado por un modelo de distribución en exclusiva por parte de operadores dominantes, presuntamente con parte de los ingresos generados por el iPhone yendo a parar a la caja del grupo de la manzana. El secretismo siempre ha caracterizado a las relaciones entre el grupo californiano y las compañías de telecomunicaciones. En los últimos meses apenas han transcendido detalles de los distintos acuerdos de comercialización de gran calado sellados con otras operadoras como América Móvil, Telecom Italia, Orange (France Telecom) o Vodafone, pero la falta de exclusividad en algunos mercados y la reducción de precios anunciada por Jobs en la presentación del teléfono han provocado que los medios presagiasen un giro en la estrategia de Apple. En España, como en otros 21 países simultáneamente, mañana comenzará a venderse el iPhone en 1.500 tiendas movistar. Telefónica destaca que ha recibido en su página web 200.000 muestras de interés en el dispositivo (el 40-50% de operadores competidores), aunque Amatriain --que rehusó facilitar las previsiones de ventas que maneja el departamento de marketing-- reconoció que si todos ellos quisiesen comprar el iPhone no tendrían unidades suficientes, si bien se recibirán existencias en función de la demanda. El grupo presidido por César Alierta subvencionará el terminal según los compromisos de gasto de sus abonados, futuros y existentes, que tendrán que firmar también un compromiso de permanencia de dos años. Presenta dos tarifas de datos con precios finales de 15 y 25 euros al mes, aunque la velocidad 3G se reducirá notablemente a partir de los 200 Megabytes de descarga en la primera y de 1 Gigabyte en la segunda. Si el cliente asume compromisos mensuales de gasto en servicios de voz, la subvención del telefóno será mayor, pudiendo llegar a conseguir el terminal de forma gratuita, aunque sólo en los casos de gran consumo. Los precios oscilarán entre los 0 y los 299 euros para el modelo de 16 GB y entre 0 y 359 euros para el de 16 GB. Las tarifas serán parecidas en Reino Unido e Irlanda, con ciertos ajustes para cada mercado, apuntó Amatriain. El teléfono también podrá conectarse a redes inalámbricas particulares y a los más de 1.500 puntos wifi que Telefónica tiene repartidos por el país, siendo en este caso la descarga ilimitada. En fechas posteriores al 11 de julio, Telefónica también distribuirá el iPhone 3G en la República Checa y en 12 mercados en de Latinoamérica: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.