Telefónica dijo el lunes que mantendrá sin cambios sus previsiones de rentabilidad para 2010 y su compromiso de elevar el dividendo hasta 1,75 euros por acción en 2012 a pesar de la devaluación de la divisa en Venezuela, uno de sus principales mercados en Latinoamérica.
"Reiteramos nuestro guidance para 2010 y los objetivos de subida de dividendo para 2012", dijo un portavoz del grupo en Madrid.

Las acciones de Telefónica comenzaron la sesión con una caída superior al 2 por ciento al temer los inversores que la devaluación del bolívar repercutiera significativamente en la cuenta de resultadfos de la operadora y pusiera en peligro sus compromisos de beneficio y remuneración para el accionista.