El cierre alcista de Wall Street, a pesar del repunte en la rentabilidad de los bonos y de los nuevos temores en el sector de las hipotecas basura, insufla nuevos aires a la renta variable española. El Ibex arranca el día con un rebote moderado del 0,26 por ciento, para colocarse ligeramente por encima de los 14.900 puntos: en los 14.921. La mayoría de pesos pesados apoyan esta reacción al alza, mientras que Acciona lidera los retrocesos.
Los inversores temen una nueva subida de tipos de interés, Bear Stearns se enfrenta a una crisis en dos de sus principales hedge funds inmobiliarios, la deuda sube y eso genera ventas en sectores sensibles: inmobiliarias, constructoras y bancos. Gonzalo Cantarela, Analista Fundamental Indepentiente advierte de que "lo que ha empujado a la apertura dispar y floja, son las caídas de los bonos que descuentan nuevas subidas de tipos" y es previsible que los datos del IFO alemán y la conferencia de Trichet "puedan cambiar la tendencia del mercado". Pero, más allá de factores como estos, los expertos insisten en que el fondo del mercado es bueno. Samuel Sierra Serrano, analista de Eurofinanzasbolsa.com, entiende que por ahora, “no hay señal de que no vayamos a tener un nuevo impulso e incluso se podrían romper los máximos en torno a los 15.543 que vimos intradía el 1 de junio”. Y parece que este viernes, los inversores se quedan con este último dato. La mayoría de pesos pesados, salvo Repsol son los valores que están detrás de este rebote, aunque es Inmobiliaria Colonial la que lidera los repuntes del selectivo del contínuo: sube un 1,70 por ciento, seguido por alzas por compañías como Indra o Inditex, aunque sus repuntes no alcanzan el punto porcentual. En el lado negativo, se mantienen constructoras como FCC o Acciona, además de las compañías de medios: Antena 3 y Telecinco, ambas con caidas en torno al 0,5 por ciento.