Telefónica obtuvo un beneficio neto de 3.928 millones de euros en el ejercicio 2012, lo que supone un 27,3% menos que en el año anterior, tras realizar saneamientos por 2.536 millones de euros.

El beneficio neto se vio impactado por los saneamientos de su participación en Telecom Italia y en Telefónica Irlanda, así como por la devaluación del bolívar venezolano. Sin estos efectos, el beneficio neto consolidado de Telefónica alcanzó en el periodo los 6.465 millones de euros, según ha indicado la compañía.

Telefónica registró unos ingresos el pasado año de 62.356 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,8% frente a los 62.837 millones de euros de 2011.

Por su parte, el resultado bruto antes de amortizaciones (Oibda) se incrementó un 5,1%, hasta los 21.231 millones de euros, mientras que el resultado operativo subió un 7,3%, hasta lo 10.798 millones de euros.

La deuda financiera neta se sitúa en 51.259 millones de euros a diciembre de 2012, lo que supone un ratio de deuda financiera neta / OIBDA de 2,36x.

En 2012 los ingresos y OIBDA de T. Latinoamérica superan por primera vez los de T. Europa, poniendo de manifiesto la elevada diversificación de la Compañía.

Telefónica anuncia sus objetivos financieros para el ejercicio 2013 y reitera la política de remuneración al accionista para 2013, de distribución de un dividendo en efectivo de 0,75 euros por acción.