Llevan años funcionando como colchón en cualquier cartera que se tercie, pero ahora los miedos a un posible agotamiento de su rentabilidad y las venideras nuevas generaciones tecnológicas comienzan a poner en alerta a los más susceptibles inversores.
 

Sin embargo, a la pregunta de si las tecnológicas siguen siendo una oportunidad de inversión o una burbuja, la respuesta depende del horizonte temporal al que nos refiramos. En el corto y medio plazo, no lo dude, la oportunidad está servida pero, a unos años vista, con las redes sociales haciendo cola para entrar a cotizar, el riesgo de burbuja no es descartable.

En EE.UU., cuando parecía que no podían dar más de sí, las tecnológicas americanas van y se mejoran. Así lo hemos podido comprobar con sus últimos resultados. Y, es que, la tecnología minorista ‘made in USA’ sigue siendo la preferida por los consumidores europeos y americanos, pero también estas compañías deben mucho a los mercados emergentes y a su crecimiento a pasos agigantados. De hecho, Javier Kessler, de Kessler y Casadevall Asesoramiento Financiero, comenta que “esperamos que el sector de las tecnologías y las telecomunicaciones tire de las economías desarrolladas”.

De hecho, las valoraciones positivas sobre las tecnológicas americanas se han confirmado con sus cuentas, unos números que han batido expectativas. José Manzanares, director de Productosymercados.com, dice que “Google puede ser la estrella de este año por su dispositivo móvil Android”. Además, a pesar de los problemas en China, Credit Suisse y BofA Merrill Lynch se han mostrado más que optimistas con el valor y han elevado el precio objetivo para las acciones de Google a 750 dólares, lo que supone una revalorización de un 20% desde precios actuales.

No podemos olvidarnos de Apple. La empresa de la manzanita ya se ha convertido en la segunda empresa del mundo más valiosa en bolsa (cerca de 300.000 millones) y, para Soledad Pellón, analista de IG Markets: “los recortes en este valor a corto plazo deberían ser aprovechados para entrar”.

Otra tecnológica americana que está en boca de los expertos es Intel. Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI, lo selecciona porque “sigue teniendo potencial, reparte dividendo y se está viendo beneficiado por la debilidad del dólar”, aunque no descarta que, “tras el buen comportamiento que ha tenido en el 2010, pueda experimentar una corrección a principios de este año”.

A esta lista de oportunidades, Vicho añade 2 nombres más “Hewlett Packard y Yahoo!, que todavía les queda potencial”, mientras que “deberíamos tener cuidado con otras tecnológicas que en 2010 ya tocaron techo, como Oracle y Amazon”.

Tecnológicas europeas: las grandes olvidadas
Pero no por ello dejan de ser una opción de inversión. Expertos como Luis Benguerel, responsable de mesa de RV de Interbrokers, dice preferir las tecnológicas europeas a las estadounidenses ya que “al menos dan dividendo, lo que las hace atractivas en carteras conservadoras y diversificadas pues, frente a las estadounidenses, la ventaja es que, si te quedas enganchado en estos valores, al menos compras buenos dividendos”. Así pues, dentro del Viejo Contienen este experto apuesta por tecnológicas de comunicación como “Deutsche Telekom y France Telecom”. Pero no podemos olvidarnos de España: “Telefónica ofrece un dividendo del 7% y, aunque ahora esté aburrida, es uno de los valores grandes y terminará por animarse”, confía Benguerel. También Diego Escribano, director de Asesoramiento Financiero de BNP Paribas Fortis, aboga por “Técnicas Reunidas”.

Redes sociales: ¿burbuja punto com II parte?
“Las valoraciones de estas empresas son descomunales”, coinciden los expertos consultados. Así pues, Benguerel se muestran más que dudoso con estos nuevos compañeros de viaje bursátil:”si salen pronto se creará una burbuja tecnológica. Los dueños pegarán el pelotazo porque captarán muchísimo capital y podrán hacer la competencia a las tecnológicas ya en bolsa, como Google, pero dentro de un tiempo quizás su negocio se acabe y entonces, veremos”. De hecho, Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI, opina que “su influencia y potencial económicos están sobrevalorados”. Por ejemplo “si miramos las ventas y márgenes de Facebook ahora mismo no responden a la valoración que se le ha hecho (se valora en 50.000 millones de dólares, pero factura sólo 2.000), aunque quizás a más años vista sea factible si desarrollan su negocio”, dice Diego Escribano.

Ahora bien, el problema podría sobrevenir si las expectativas de negocio no se cumplen, no encuentran acogida en la bolsa o los especuladores que han comprando las acciones de estas empresas a un valor muy inferior, se salen.
Pero Facebook no es la única amenaza, aunque sí la más grande. Twitter y LinkedIn también amenazan con salir a bolsa a unas valoraciones muy por encima de su valor real. Además, estas compañías ya están puestas en valor o sobrevaloradas en los mercados secundarios no regulados, como el SharesPost, donde se estima que el coste de Facebook es de unos 83 billones de dólares, el de Twitter unos 3,83 billones, y el de LinkedIn unos 2,47 billones.
La salida al parqué de estas compañías comporta riesgos de fuga de inversores desde las tecnológicas ya cotizadas, pero también hay que unirle el reparto de la publicidad. Estas redes sociales tienen públicos muy concretos y, por ello, la publicidad puede ir destinada directamente a su público objetivo.

Eso sí, habrá que esperar a que se conozcan sus precios de salida a bolsa para confirmar si estamos o no ante la segunda entrega de la película de terror tecnológico.


Si desea leer el artículo completo con recomendaciones de los expertos, suscríbase a nuestra revista aquí.