A vueltas con la montaña rusa en la que está montado el petróleo, Técnicas Reunidas registra, en lo que va de año, caídas del doble dígito; por el contrario, y a pesar de las dudas que despierta el sector tecnológico, Indra acumula ganancias superiores al 21%. Cara y cruz del Ibex por comportamiento y análisis técnico, el consenso da mejor recomendación a la primera que a la segunda...

Al volátil comportamiento del crudo en este 2017, se ha sumado una cartera de pedidos que no convence al mercado, dando la puntilla a Técnicas Reunidas tras la publicación de sus resultados semestrales. La compañía pierde más de un 24% en lo que llevamos de año (aunque a 12 meses logra mantener los ‘números verdes’ con una subida del 4%).

Por el contrario, en plena implementación de su OPA sobre Tecnocom y más allá de los interrogantes que planean sobre el sector tecnológico, Indra ha registrado ganancias superiores al 21% en el ejercicio (al 13% en los últimos 12 meses).

Con todo, el consenso de FactSet prefiere sobreponderar a la primera, con precio objetivo en los 37,15 euros; mientras que se limita a mantener a la segunda, con una valoración de 13,43 euros.

 

Vea también: Nuestro IBEX 35 se mantiene como el más fuerte frente a sus principales homólogos europeos

Los Indicadores premium de Estrategias de inversión señalan a ambas como ‘valores calientes’ del Ibex, pero también en lo que respecta al análisis técnico Indra se impone a Técnicas Reunidas. Y es que, con una nota de 9 sobre 10, la sitúan en fase alcista.

La compañía cerraba el segundo trimestre del año con un beneficio de 17 millones de euros, un 17% menos que en 2016; mientras que sus ingresos subían un 5%, hasta los 741 millones. Renta 4 destacaba la debilidad de estos últimos, así como el Ebit mejor de lo esperado. El grupo reiteraba sus objetivos anuales, que no incluyen a Tecnocom.

Por el contrario, con una ‘calificación’ de 2 sobre 10, estos indicadores sitúan a Técnicas Reunidas en fase bajista.

El beneficio trimestral de la empresa caía un 16% en el segundo trimestre, hasta los 30 millones de euros; los ingresos, cedían un 1,2%, hasta los 1.241 millones de euros. “La parte más negativa de los resultados en la importante caída en caja neta (225 millones de euros, un 45% por debajo del primer trimestre) derivada de un deterioro del circulante en proyecto de Oriente Medio”, detallaba Renta 4.

La firma, no obstante, se mostraba positiva de cara a posibles adjudicaciones futuras: “La adjudicación de algún gran proyecto (¿Omán? ¿Bahrein?) debería traducirse en cierta recuperación”.