El presidente de la aerolínea lusa TAP, Fernando Pinto, admitió hoy la posibilidad de realizar despidos si la compañía no logra aumentar los ingresos con nuevas rutas más rentables, aunque ha matizado que esa hipótesis todavía no fue considerada ya que ahora la "prioridad es descubrir nuevos mercados". Al margen de la conferencia internacional sobre Transporte Aéreo, Navegación Aérea y Globalización de las Economías, que hoy se celebra en Lisboa, Pinto ha explicado que el principal motivo para realizar una reestructuración de la empresa, que podría incluir despidos, es el aumento del gasto de combustible que, en este momento, ya alcanza los 250 millones de euros y alcanzará, como mínimo, los 750 millones de euros a finales de año, respecto a los 500 millones de euros que estaban previstos.