El operador de telecomunicaciones Swisscom ha mostrado su satisfacción por la acogida favorable a su Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre la italiana Fastweb. Una oferta que le ha permitido hacerse con el 82,4 de esa última en una operación que representa 4.200 millones de euros.
Ese nivel de participación es el resultado de una tasa de participación del 80,7% en la opa más el 1,7% que la compañía suiza ya poseía en el capital de Fastweb. El precio pagado por Fastweb, que es el segundo operador de telefonía fija en Italia y líder en servicios basados en tecnología IP (por internet), es de 3.100 millones de euros, a los que se suman 1.100 millones de euros de endeudamiento neto. Sobre la manera de financiar esta operación, Swisscom ha explicado que asumirá nuevas deudas por alrededor de 5.900 millones de francos (unos 3.570 millones de euros) y que, además, cuenta con 500 millones de francos (327 millones de euros) por la reciente venta de Antenna Hungaria. El operador helvético decidió desprenderse de esa compañía húngara, que había adquirido dos años antes, debido a la imposibilidad de adquirir otras empresas de radiotelevisión de Europa central y oriental, como había previsto inicialmente. Swisscom ha indicado que también buscará financiación a través de la venta de acciones propias por un valor máximo de 500 millones de francos (302 millones de euros). Asimismo, Swisscom mantendrá la cotización de Fastweb en la Bolsa de Valores de Milán, y asegura que no existe "ningún proyecto" para hacerse con el restante 17,6% del capital de la italiana que aún no posee. La fecha de pago a los accionistas que participaron en la OPA está fijada para el próximo 22 de mayo, cuando Swisscom les abonará 47 euros por acción. Fastweb es el primer grupo de banda ancha en Italia, después del operador histórico, Telecom Italia, al contar con más de un millón de clientes en 130 ciudades y una facturación anual de 1.260 millones de euros y un resultado bruto de explotación de 424,2 millones de euros. Además, cuenta con entre tres y cinco años de adelanto en el ámbito de nuevas tecnologías, decisivas para el negocio de Swisscom, que aún tiene poca experiencia en la explotación de servicios adicionales a la conexión a internet, especialmente de televisión. Fastweb ofrece también soluciones de comunicación a las empresas a través de una vasta red de fibra óptica, con lo que realiza el 60% de sus ingresos. Swisscom ha precisado que la compañía italiana será gestionada de manera autónoma y que su dirección se mantendrá en Italia, en tanto que sólo prevé un cambio en su Consejo de Administración.