La operadora de telecomunicaciones Swisscom cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 428 millones de francos suizos (262,7 millones de euros), lo que se traduce en un descenso del 7,2% respecto al resultado obtenido en el mismo periodo de 2007, según ha informado hoy la compañía suiza. Swisscom atribuye este descenso a los costes de financiación asociados a la compra de Fastweb por más de 2.500 millones de euros, así como a otros factores, como la depreciación y la cobertura de futuros pagos en monedas extranjeras.