El Estado registró un superávit de 5.325 millones de euros hasta el mes de febrero (el 0,49% del PIB), frente al superávit de 9.466 millones registrado en el mismo periodo del año anterior, según los datos avanzados  por el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados.  Este resultado fue consecuencia de unos recursos no financieros del Estado que ascendieron hasta febrero a 28.349 millones de euros, un 9,5% menos y de unos empleos no financieros, que se elevaron a 23.024 millones, un 5,3% más.

Las cuentas de la Seguridad Social registraron un superávit de 5.532,37 millones de euros en febrero, lo que supone una caída del 26,83% respecto al mismo mes de 2008, cuando sumaba 7.561,24 millones.

Según informó hoy el Ministerio de Trabajo e Inmigración, este saldo positivo es resultado de unos ingresos de 20.426,29 millones de euros, el 4,79% menos que en febrero de 2008, y unos gastos de 14.893,92 millones, el 7,21% más.

Trabajo señala que los gastos previstos pendientes de imputación presupuestaria suman 785 millones de euros, lo que implicaría la disminución del citado superávit.

En el capítulo de los ingresos, en febrero las cotizaciones sociales aportaron a las arcas de la Seguridad Social 17.504,9 millones, lo que representa el 1,98% menos que hace un año.

En conjunto, según el Ministerio de Trabajo e Inmigración, la Seguridad Social prevé ingresar este año 112.436,6 millones de euros en concepto de cotizaciones sociales, de modo que los ingresos hasta febrero suponen el 15,57% de lo previsto para 2009.

Las transferencias corrientes supusieron en febrero 1.722,64 millones, el 33,44% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Este descenso se debió, según Trabajo, a que en febrero de 2008 se computaron todas las transferencias recibidas del Estado para la financiación de las prestaciones derivadas de la ley de Dependencia.

Los ingresos patrimoniales de la Seguridad Social alcanzaron los 786,77 millones en febrero, el 7,88% más que un año antes debido, fundamentalmente, al incremento de los intereses generados por el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

En cuanto a los gastos, las prestaciones económicas a familias e instituciones llegaron a los 14.029,8 millones de euros, cifra que representa el 94,2% del gasto del sistema.

La mayor partida, 13.402,03 millones de euros, correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, lo que supuso un aumento interanual del 7,28%.

Las prestaciones destinadas a pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) sumaron 12.618,4 millones de euros, el 7,35% más.

El gasto en incapacidad temporal fue de 375,41 millones de euros, el 8,42% más, y las prestaciones por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo se elevaron hasta los 324,44 millones, una subida del 6,41% respecto a la cifra acumulada en febrero de un año antes.