La Seguridad Social tuvo un superávit de 8.611,84 millones de euros hasta julio, lo que supone un 33,33% menos con respecto al mismo periodo de 2008, según el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Este superávit fue resultado de unos ingresos de 73.060,77 millones de euros, que aumentaron el 0,03%, frente a unos gastos de 64.448,93 millones de euros, que aumentaron el 7,21%. Del total del gasto de la Seguridad Social, el 90,05%, es decir, 58.034,2 millones, fueron prestaciones para familias e instituciones y, de ellas, la mayor partida, 55.881,98 millones, correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, que aumentaron el 6,14% con respecto al mismo periodo de 2008.