El presidente suizo y ministro de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, opinó que "la situación podría hacerse más difícil para Suiza" después de que el gobierno de la vecina Liechtenstein anunciara hoy que aceptará los estándares de transparencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en materia fiscal. "La situación podría hacerse más difícil para Suiza", dijo Mertz, interrogado por la Television Suisse Romande, después de que el pequeño principado, así como Andorra, anunciaran hoy en sendas declaraciones su disposición a cooperar internacionalmente en casos de fraude fiscal y a firmar acuerdos bilaterales con los países interesados. Mertz señaló, sin embargo, que aparte de esa declaración general no quería expresarse sobre el asunto hasta analizar bien la situación, y dijo que mañana tendría una reacción oficial.