El Banco Nacional de Suiza ha decidido mantener los tipos de interés sin cambio, al comienzo de una jornada que deparará la reunión de otro de los principales bancos centrales de Europa, el de Inglaterra.