Como si de un druida se tratara, Trichet cocina en su caldero la subida de tipos de interés hasta el 1,50, pero el aderezo no convence: segundo rescate de la economía griega, calificación de bono basura a la deuda de Portugal, rumores de segunda salvación de éste y rebaja de rating a bancos lusos y españoles. ¿Hasta qué punto está descontado y qué consecuencias traerá este encarecimiento del euro?


Dicen que quien avisa no es traidor y, el caso es que Trichet ya lo anunció en su última comparecencia: el BCE subirá tipos en julio pero, ¿está suficientemente descontada esta próxima subida de tipos? Hoy saldremos de dudas, pero Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, no vacila, “está totalmente descontado. No hay duda de que vayan a subir tipos hasta el 1,50. Pero la clave estará en el mensaje, en la vigilancia sobre la inflación, lo que nos haría pensar que no va a haber otra subida de tipos durante el año”.

De hecho, ésta no será la última subida, apunta el experto: “Trichet tiene que irse subiendo tipos y, el señor Draghi, que le releve en el puesto, debe incorporarse haciendo, al menos, una subida de tipos a 1,75 para finales de año. Luego, el BCE, entre finales de 2012 y 2013, subirá tipos hasta el entorno del 2-2,5. Aunque todo esto depende de cómo de rápida y compleja sea la solución para Grecia, Irlanda y Portugal que, en nuestra opinión son defaults, sobre todo en el caso griego., y de cómo reaccione la economía europea a nivel de crecimiento y creación de empleo. Si los desenlaces son más o menos rápidos y aceptables y el crecimiento tangible, quizás se animen más a subir tipos. Si no, recibirán presiones políticas muy fuertes para no hacerlo”, dice Forcada. Incluso Marc Ribes, director de Activo Trade en Madrid, cree que el BCE, tarde o temprano, tendrá que dar un paso atrás si sube tipos de interés “ya que la economía no está boyante. Vigilar la inflación es correcto, pero es un problema que sólo puede afectar a Alemania y, con una subida, se fortalecería el euro perjudicando al crecimiento alemán provocando un círculo vicioso en el que la economía germana se desaceleraría perjudicando a Europa”.

Parece que el mercado de renta variable no se verá perturbado por este movimiento en los tipos y, por ello, Antonio Castilla, socio-director de CGA Patimonios, dice que “no creemos que la próxima subida de tipos, que será de unos 0,25 puntos básicos, vaya a afectar a los fondos europeos de renta variable porque ese escenario ya está descontado”. Incluso cree que habría que apostar más por fondos de renta variable de Europa antes que de EE.UU. por la descorrelación que existe”.

En cambio, el mercado de renta fija no parece tener búnker en el que resguardarse de este bombardeo al euro y, cuando los tipos sean subidos, se darán de bruces con ellos irremediablemente. La afectación al mercado de deuda, por ende, repercutirá en los fondos que invierten en ésta. Por ello, José María Luna, director de análisis de Profim EAFI, apuesta por “los fondos de renta fija corporativa de calidad media y algo en high yield pues, las empresas actualmente tienen mucho cash y están en un proceso de desapalancamiento, si bien, descartamos invertir a largo plazo porque, si los tipos de interés suben, estos fondos van a sufrir, mientras que los fondos de 1 a 3 años, sí podrían ser interesantes”.

Pero, ¿qué hay del ciudadano español? Nosotros lo notaremos en nuestra cartera y poder adquisitivo, pues se encarecerá la financiación poniendo trabas al crecimiento, de por si, debilitado en nuestro país. Por ello, Juan Carlos Martínez Lázaro, economista de IEB School, dice que “cualquier subida de tipos reducirá la renta española y esto tendrá sus efectos negativos sobre el consumo, el ahorro y las hipotecas”. De hecho, los créditos hipotecarios ya están descontando el encarecimiento del euro y el Euríbor, principal indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, repuntó ayer dos milésimas en tasa diaria, situándose en el 2,189%, ante la expectativa de que el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos de interés esta semana.

Por supuesto, la subida de tipos afectará al mercado de divisas donde, según Patricia Mata, analista de CMC Markets, “esto debería traducirse en una subida del par euro-dólar. Nuestra preferencia es posiciones largas en este par a través de los CFDs con dos objetivos en 1,47 y extensión en 1,49, mientras que su RSI se encuentra sostenido por una línea de tendencia en ascenso”.