El miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, criticó hoy los acuerdos alcanzados la semana pasada en Londres en la última cumbre del G-20 que permitirán impulsar el uso de los derechos especiales de giro (SDR) del Fondo Monetario Internacional (FMI) al considerar que esto supone una "mera creación de dinero" con potencial riesgo inflacionista. Los líderes del G-20 acordaron la semana pasada incrementar los recursos disponibles del FMI para ayudar a las economías emergentes en apuros hasta 750.000 millones de dólares (566.749 millones de euros), triplicando los recursos disponibles de la institución, al mismo tiempo que pactaron la emisión de 250.000 millones de dólares (188.843 millones de euros) adicionales en SDR, la unidad de cuenta del FMI, creada en 1969 en función de una cesta de monedas.