La entidad fiannciera británica, centrada en el negocio en Asia, ha aprovechado la presentación de una mejora del 10% en sus beneficios, mejor de lo previsto, para anunciar una ampliación de capital, por importe de 1.000 millones de libras, unos 1.174 millones de euros. Sus acciones, a pesar de los resultados, bajan un 3,3% en la apertura de la Bolsa de Londres.