La creciente preocupación por la salud de las finanzas públicas de España y otros países de la periferia de la zona euro, junto con el descenso de los mercados de renta variable, empujaba al alza a los futuros del Bund alemán, que tocaban su máximo nivel desde abril, y disparaba los 'spreads' de la deuda de estos países frente al Bund. El diferencial del bono español a 10 años respecto al bono alemán ES10YT=RR se situaba en los 101,0 puntos.