Spanair ha anunciado hoy la puesta en marcha de un plan de viabilidad para afrontar la crisis del sector aéreo y la escalada del precio del combustible que supondrá un recorte de 900 empleos a tiempo completo, la cancelación de nueve rutas "deficitarias" y dejar en tierra a unos quince aviones a lo largo de septiembre y de octubre, lo que le permitirá ahorrar 90 millones de euros. La aerolínea ha explicado en una nota que el plan se sustentará en cuatro pilares estratégicos: redimensionamiento de la compañía, reducción de costes, mejoras en la eficiencia y mejoras en la captación de ingresos.