El presidente de Spanair, Ferran Soriano, hizo hoy un balance "extremadamente positivo" del primer mes de funcionamiento de la T1 del aeropuerto de El Prat y aseguró que el nivel de satisfacción de los clientes es muy alto desde el punto de vista operativo. Soriano indicó, en declaraciones a Europa Press, que estrenar la terminal fue "una apuesta de riesgo" porque, cuando comenzó a gestionar la compañía el nuevo equipo directivo, los técnicos aconsejaban esperar a finales de septiembre, ya que es en verano cuando las aerolíneas ganan más rentabilidad. Se optó por ser los primeros en operar en la T1 por "coherencia" con la estrategia de Spanair de ser la aerolínea de referencia de El Prat, y a pesar de los antecedentes de las nuevas terminales de Madrid y Londres, que "tuvieron dificultades operativas graves y maletas que se perdían". "Nos arriesgamos a que las primeras maletas que se perdiesen fuesen las nuestras y, por suerte, no ha sido así", agregó.