La agencia S&P mantiene en AAA con perspectiva negativa la deuda soberana de Reino Unido ante la ausencia de un plan enérgico de consolidación fiscal. Esa carencia puede hacer, según S&P, que la deuda pública del Gobierno de Londres alcance un nivel "incompatible con la calificación de AAA" que tiene ahora.