El beneficio neto del consorcio de telefonía sueco-japonés Sony Ericsson durante el tercer trimestre del año se redujo un 10% en relación al mismo período de 2006, situándose en los 267 millones de euros, informo hoy la compañía. El beneficio bruto fue de 384 millones de euros, un 11% menos, mientras que el resultado neto de explotación (EBIT) bajó un 7% hasta los 393 millones de euros. La facturación en ese período fue de 3.108 millones de euros, lo que equivale a un crecimiento del 7%. Sony Ericsson vendió 25,9 millones de móviles en el tercer trimestre, un 31% más. El precio medio por unidad vendida bajó un 10%, de 147 a 120 euros. La compañía resaltó en un comunicado que su cuota del mercado mundial subió un punto hasta el 9%, gracias a las ventas de modelos de gama media y baja, y reforzó su posición en Norteamérica, América Latina y Europa Occidental.