El fabricante de teléfonos móviles Sony Ericsson anunció el viernes una mayor pérdida neta en el tercer trimestre debido al descenso de los ingresos, aunque la cifra superó las previsiones y el grupo dijo que se está frenando la caída del mercado mundial de teléfonos móviles. Aún así, el grupo, sociedad conjunta de la sueca LM Ericsson Telephone y la japonesa Sony, reiteró su previsión de una contracción del 10% del mercado mundial de móviles en 2009 respecto a 2008. La pérdida neta de Sony Ericsson en el tercer trimestre fue de 164 millones de euros, por encima de los 25 millones de euros del año anterior pero por debajo de los 227 millones de euros de pérdidas que esperaban los analistas. La compañía lleva registrando pérdidas desde el segundo trimestre de 2008.